top of page

¿Sabías que es la expansión maxilar?

Actualizado: 24 abr

Existen alteraciones en el desarrollo normal de los huesos de la cara, uno de los más comunes ocurre cuando la maxila, el hueso que sostiene los dientes superiores, no se desarrolla correctamente hacia los lados, provocando problemas serios en la mordida.

La buena noticia es que existe un procedimiento conocido como expansión maxilar que utilizamos en ortodoncia, de manera muy predecible, para ensanchar el paladar superior o maxilar, lo que nos permite corregir ciertos problemas de mordida o mejorar la estética dental y facial. En este procedimiento, se aplican fuerzas graduales y controladas en el paladar lo que nos permite aumentar el ancho de la maxila.

La expansión maxilar se puede realizar en pacientes de todas las edades, sin embargo, se recomienda en niños y adolescentes en los que los huesos del paladar aún no se han fusionado por completo lo que permite que su resolución sea sumamente sencilla (mediante la ayuda de un pequeño aparato ortopédico intraoral). En los adultos estos tratamientos son mucho más complejos y requieren de un planeamiento interdisciplinario para resolverlos de manera correcta, el cual normalmente incluye un procedimiento quirúrgico. En el video se puede observar la preparación de uno de nuestros pacientes para dicho procedimiento que realizamos con la ayuda del sistema Invisalign.


El proceso de expansión generalmente toma varias semanas o meses, y una vez que se ha alcanzado el ancho deseado, se usa un dispositivo de retención para mantener los resultados obtenidos


La expansión maxilar puede ser beneficiosa para corregir una variedad de problemas de mordida, como la mordida cruzada posterior (la forma en la que mordemos en la parte de atrás), la sobremordida horizontal, la mordida abierta (la distancia que hay entre los dientes anteriores de arriba y abajo) y el apiñamiento dental. También puede ayudar a mejorar la apariencia facial al corregir una sonrisa estrecha o una asimetría facial producto de la mal posición de los dientes. Inclusive existe evidencia científica la cual reporta mejoría en la respiración después de utilizar este procedimiento.

Es importante destacar que, como cualquier procedimiento médico, la expansión maxilar conlleva ciertos riesgos y efectos secundarios potenciales. Estos pueden incluir dolor, incomodidad, mareos, dificultad para hablar y tragar, aumento de la producción de saliva, y otros. Por esta razón es importante acudir donde un ortodoncista certificado que pueda diagnosticar de manera correcta si usted requiere o no de este tratamiento y que sepa cómo aplicar estos dispositivos de manera segura.

En nuestra clínica aplicamos este tipo de procedimiento de rutina en muchos de nuestros pacientes mayores de 7 años. Te invitamos a consultar si este tipo de tratamiento es una buena opción para su salud bucal.

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page